Destacados

100anosreforma2

Centenario de la Reforma fue uno de los ejes de la III Conferencia Regional de Educación Superior

El evento, realizado en la tarde del 15 de junio en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Argentina, en conmemoración del centenario de la Reforma Universitaria, se sintetiza en el juramento de dos mil graduandos.

El juramento, leído por el rector y presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) de Argentina, Hugo Juri, convocó a los estudiantes a “trabajar por la construcción de un conocimiento socialmente responsable; a colocar el saber al servicio de la igualdad social y de la democracia, a defender la educación pública y gratuita y, a reafirmar el compromiso con los principios del Manifiesto de la Reforma Universitaria”.

La Reforma Universitaria de Córdoba, el primer movimiento estudiantil de la región en defensa de la educación superior, completa 100 años el próximo 21 de junio. El movimiento marca el inicio del proceso de lucha por la construcción de un modelo institucional que atribuye identidad a la universidad latinoamericana, un modelo de enseñanza superior renovada. El texto inaugural del movimiento se intitula “La juventud argentina de Córdoba a los hombres libres de Sur América” y fue el tema de uno de los siete ejes temáticos de la III Conferencia Regional de Educación Superior, clausurada el jueves 14 de junio.

La celebración de los 100 años de la Reforma comenzó a las 9 de la mañana y terminó cerca de las 5 de la tarde en el campus de la UNC. Alrededor de cinco mil personas participaron en el Acto Central del Centenario de la Reforma Universitaria.

Espíritu reformista

Durante la ceremonia, el rector de la UNC, Hugo Juri, homenajeó al investigador y coordinador del eje temático de la CRES sobre el centenario, Rafael Guarga, y al ex director de la División de Educación Superior de la UNESCO en París (1981-1999), Marco Antônio Rodrigues Dias, por su contribución al funcionamiento de las universidades “con espíritu reformista y con posibilidades de hacer algo por nuestras sociedades”.

Dias resaltó que “la relación de la universidad con la sociedad y la autonomía universitaria son ideas fuertes que ya estaban presentes en Córdoba en 1981. Hoy, la autonomía es fundamental para la lucha contra los grupos financieros que están transformando la enseñanza superior”.

Rafael Guarga resaltó que la Reforma de Córdoba es un marco histórico. “La Reforma también instituyó una relación fuerte de la universidad con la sociedad y la defensa de la universidad”, afirmó el coordinador del eje temático de la CRES sobre el centenario.

Stefania Giannini, sub directora general de la UNESCO para la Educación, estuvo presente en el acto de instalación de la III Conferencia Regional de Educación Superior (CRES 2018). Impresionada por la cantidad de personas que asistieron al evento, cuantificadas en 3.200, leyó su discurso en español, inglés e italiano, dedicándolo especialmente a los estudiantes presentes y expuso la misión de la UNESCO, única agencia de las Naciones Unidas con un mandato sobre la educación superior.

“Reafirmar la educación para todos como un derecho humano básico, sin distingos de origen, es nuestra misión”, “La inclusión es nuestra única respuesta y el modelo que debemos proponer al mundo, ella puede reafirmar el derecho a la educación, ayudar a la movilización académica, mejorar la cooperación interuniversitaria, y el aseguramiento de la calidad en el mundo”, dijo. Habló de la diversidad y la diferencia como riqueza de nuestros pueblos y de los retos que enfrentan las instituciones de educación superior para llevar adelante su papel en la  contribución al desarrollo sostenible y en la construcción de la ciudadanía global”.

En su discurso Giannini habló sobre la importancia del Convenio de Reconocimiento de Estudios como un instrumento de internacionalización inclusivo y anunció la reunión intergubernamental que tendrá lugar en la CRES 2018 para finalizar la revisión del Convenio con miras a integrar uno global. “Tenemos que aumentar la movilidad estudiantil. El Convenio servirá para facilitar el acceso a los estudiantes a universidades del mundo; sería el logro de un sueño y permitirá a nuestras comunidades convertirse en realmente inclusivas”, dijo. Finalmente, agradeció a la CRES 2018 por traer la educación superior a la agenda política de los gobiernos: “No es fácil pero esta participación es definitivamene una buena señal”, dijo.

El equipo de Comunicación de la CRES 2018 la entrevistó luego del acto de apertura para conocer en detalle su opinión en torno a varios temas concernientes al Objetivo 4 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.    

 

-¿Cual es la importancia de la III CRES 2018 para la región?

-Esta Conferencia representa una gran oportunidad para aprender e intercambiar conocimientos, información experiencias y buenas prácticas y ofrece también a la región la oportunidad de reafirmar el derecho a la educación. Es además una contribución al proceso de organización de la próxima Conferencia Mundial de Educación Superior de la UNESCO, que tendrá lugar en Paris en el 2021.

-¿Qué relevancia tiene este encuentro para la UNESCO?

-La educación superior es una prioridad para el sector de la educación de la UNESCO y durante la III CRES conversaremos sobre el Convenio Regional de Convalidación de Estudios, Títulos y Diplomas de Educación Superior, primer paso hacia la Convención Mundial de la UNESCO sobre reconocimiento de estudios, que será presentada en la Conferencia Mundial y que englobará todos los convenios regionales y facilitará la movilidad académica entre estudiantes y profesores.

-¿Cuál es la prioridad que América Latina y el Caribe tiene en la UNESCO?

-América Latina y el Caribe es diverso en muchos sentidos, su cultura, sus idiomas. Sin embargo, queremos hacer énfasis en un marco único, el Convenio Global de Estudios, iniciando con la renovación de la Convención Regional de Estudios. Es una oportunidad para llevar a cabo este ambicioso proyecto. Se trata de una máquina de traducción (“translation machine”) que permitirá el reconocimiento de títulos, diplomas, cualificaciones y estudios a nivel global.

-¿Cuál es la importancia estratégica del Instituto Internacional de la UNESCO para América Latina y el Caribe, UNESCO-IESALC?

-El principal organizador y promotor de la CRES es nuestro instituto regional UNESCO-IESALC, dedicado y especializado en la educación superior. Estamos realmente convencidos de que este instituto debe tomar cada día más importancia en la región y convertirse en un instrumento que ponga en práctica las políticas en materia de educación superior de la UNESCO, en el ámbito regional e incluso global.

 

 

La Universidad Nacional de Córdoba (UNC) conmemora hoy el centenario del suceso que la introdujo en el mapa de la historia mundial: la Reforma universitaria de 1918.

La Casa de Trejo, que estuvo preparándose con actividades y eventos de primer nivel durante la primera mitad del año, celebra aquella gesta estudiantil y la herencia de sus principios con un tríptico de eventos que incluyó un acto institucional por la mañana, una colación masiva y un show musical en el escenario montado frente al Pabellón Argentina.

El epicentro de los festejos será la novedosa ceremonia de colación que incluye a todos los egresados universitarios: estudiantes de las 15 las facultades, de los colegios preuniversitarios, de las carreras de pre y posgrado y los alumnos de la Escuela de Oficios, las universidades populares y el resto de los programas formativos que dicta la UNC.

Será un hecho inédito en el que cientos de personas recibirán una distinción especial. El acto central, que comenzará a las 15 en el corazón de la Ciudad Universitaria, estará casi exclusivamente en manos de los estudiantes, de acuerdo con las prácticas de 1918, que reconocían el protagonismo central de los alumnos en la concreción de la Reforma.

La participación del rector Hugo Juri será acotada. Se limitará a tomar juramento a los cientos de egresados a los que les otorgará el título, que contará con una leyenda especial y será considerado “diploma del Centenario”.

La promesa que tomará corresponde al tramo común que todos los estudiantes realizan en su ceremonia de colación. Allí juran ejercer su profesión respetando la Constitución Nacional, los Derechos Humanos y los principios reformistas.

Los protagonistas de la jornada serán los estudiantes. En el evento darán un discurso los representantes de la Federación Universitaria de Córdoba (FUC): el presidente, Samir Mohuanna (Franja Morada), y el secretario General, Luca Miani (La Bisagra); el presidente de la Federación Universitaria Argentina (FUA), Bernardo Weber, y la titular de Organización Continental Latinoamérica y Caribeña de Estudiantes (Oclae), Mirthia Brossard Oris.

Conclusiones de la Cres

Durante toda esta semana, la Universidad fue la anfitriona de la tercera Conferencia Regional de Educación Superior (Cres). En la tarde de ayer, la cumbre académica, que nucleó a más de 10.000 personas, emitió su documento final.

Allí expresó la necesidad de integración regional para las universidades, la implementación del sistema de movilidad estudiantil y el reconocimiento mutuo de trayectos formativos, entre otras propuestas.

“El compromiso de esta Cres es llevar a la acción todo lo que se aprobó aquí”. Con estas palabras, Juri cerró la mayor cumbre académica de América latina, que congregó a representes universitarios, a funcionarios y a estudiantes de 33 países de la región.

En el mismo sentido, el exrector de la UNC Francisco Tamarit aseguró que el trabajo de la Cres tiene que ser dinámico.

“Esto no tiene que ser una foto, sino que debe convertirse en una película de la educación superior. Es un pequeño hito”, dijo el coordinador de la Conferencia, quien estuvo en el panel de cierre en el Orfeo junto a Juri a y al director del Instituto de la Unesco para la Educación Superior, Pedro Henríquez Guajardo

Entre las definiciones más claras, la Conferencia de Córdoba ratificó que la educación superior es un bien social, un derecho humano y que el Estado tiene la responsabilidad de garantizarlo. También se pronunció a favor del acceso universal y de la creación de mecanismos de permanencia. Por último, se manifestó en contra de que las instituciones educativas tengan al lucro como un objetivo institucional.

Esta definición final, volcada en el plan de acción, contempla varios aspectos, entre ellos la ratificación del punto cuatro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidades. “Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos” como una de las prioridades del plan definido por 193 naciones para el año 2030.

La fiesta de la UNC por el centenario 

Tres etapas para la celebración.

Los festejos por el centenario de la Reforma tendrán tres etapas. Por la mañana, a las 9, el rector encabezará el acto institucional en el Salón de Actos de la UNC. A las 15, en el escenario montado en Ciudad Universitaria, se realizará la primera colación masiva con egresados de todas las carreras, los colegios secundarios, la escuela de oficios y las universidades populares. A las 17 comenzará el show musical con la actuación de Las Ninfas, Los Caligaris y Los Auténticos Decadentes.

El Paseo de la Reforma, puesto a nuevo

El intendente Ramón Mestre y el rector de la Universidad Nacional de Córdoba, Hugo Juri, inauguraron ayer la puesta en valor del tradicional Paseo de la Reforma en el corazón de barrio Alberdi. La obra que realizó el municipio en el marco del Centenario de la Reforma Universitaria apuntó a recuperar este icónico pasaje que se encuentra a metros del museo que recuerda la gesta de 1918.

“Este espacio, con el Pasaje de la Reforma y el pasaje Aguaducho, representa importantes acontecimientos de nuestra historia, de nuestros valores que inspiraron al mundo entero. Esta gesta sigue presente en esta Córdoba doctoral, rebelde y cuartetera. La ciudad es el espacio que compartimos y lo mejor que podemos hacer es recuperar y cuidar juntos el espacio público”, dijo Mestre.

A su turno, el rector aseguró: “Estas calles tienen mucha historia. Es un hermoso homenaje a esa generación de jóvenes que hicieron una revolución cultural”. Luego, ambos recorrieron el Museo de la Reforma.

La intervención en el Paseo consistió en la incorporación de un nuevo solado, iluminación y árboles de acuerdo con el patrimonio cultural de Alberdi.

A cien años de la Reforma Universitaria de 1918, sus principales postulados tienen plena vigencia. Efectivamente, un siglo después, la autonomía, el cogobierno de los claustros, la libertad de cátedra, el énfasis por la investigación experimental y la perspectiva latinoamericanista siguen siendo algunas de las condiciones básicas sobre las cuales se organiza y debe llevar adelante su tarea nuestra Universidad.

La Reforma fue la expresión de los incipientes sectores medios que habían logrado progresar en el sistema educativo a partir de la sanción de Ley 1420. Este nuevo actor social comenzó a pugnar por el acceso y la democratización de una Universidad que se resistía a abandonar sus características elitistas, medievales y clericales. La intervención del entonces presidente Hipólito Yrigoyen, quien había logrado llegar a la máxima investidura a partir de la lucha de estos mismos sectores medios, fue decisiva.

El impacto de la Reforma trascendió ampliamente nuestras fronteras, al convertirse en un grito de rebeldía y emancipación que se escuchó a lo largo de todo nuestro continente. La gratuidad de la educación superior, consagrada por el peronismo en 1949, complementó el efecto democratizador del reclamo del 18.

A pesar del enorme consenso que tienen los postulados de la Reforma, la conmemoración del aniversario permite diferentes lecturas. Las perspectivas nostálgicas, formales y conservadoras pretenden reducir el recuerdo del movimiento cordobés a una imagen anclada en el pasado, como si en estos cien años no hubieran ocurrido profundas transformaciones económicas, sociales, culturales y científico-tecnológicas.

Desde nuestra perspectiva, en cambio, conmemorarla exige retomar sus postulados fundacionales. Pero con ello no alcanza. Autonomía, cogobierno, libertad de cátedra y gratuidadhoy son requisitos necesarios e imprescindibles, pero no suficientes para asegurar una Universidad democrática y comprometida con un modelo de desarrollo que combine progreso, soberanía e igualdad social.

Vivimos una época en la que la información, el conocimiento, la ciencia y la tecnología juegan un rol decisivo en la generación de un proyecto de país basado en la capacidad de trabajo, creación e innovación de su gente y en la posibilidad soberana de tomar decisiones en forma autónoma.

En este contexto, la Universidad debe continuar y profundizar su tradicional función en torno de la movilidad social ascendente y dar conocimientos y certificados que permitan mejorar las condiciones de vida de sus egresados.

Pero, al mismo tiempo, debe generar los mecanismos para aportar a la creación de conocimiento, al desarrollo de tecnología y a la formación de profesionales fuertemente comprometidos con un modelo de país en el que la Universidad debe constituirse en un pilar fundamental del progreso y la integración social y regional.

Es por ello que la Declaración Final de la Conferencia Regional de Educación Superior en América Latina y El Caribe (CRES) realizada en 2008 en Cartagena, colocó a la Educación Superior como un derecho humano universal pero también como un bien público social.

El Estado tiene la obligación de garantizar la posibilidad de que todas/os las/os ciudadanas/os accedan a una educación superior de calidad. Pero también de asegurar que esa educación tenga una función social que la coloque al servicio de toda la población. Principalmente de quienes aún no han podido acceder a ese derecho.

Cristalizar la Reforma en el pasado o reivindicarla sólo como una efeméride reduce su potencialidad transformadora. Recuperar su legado implica asumir el mismo desafío que en su tiempo enfrentaron Deodoro Roca y quienes encabezaron el movimiento: proponer profundas transformaciones al sistema universitario para colocarlo de cara a los nuevos desafíos de la época.

En este sentido, consideramos que el debate y la aprobación de una Ley de Educación Superior que tenga en cuenta las nuevas realidades sigue siendo una asignatura pendiente. Entre otros aspectos, esta Ley debiera favorecer la articulación de la Universidad con las necesidades y actores locales, regionales y nacionales para aportar desde su especificidad a las estrategias de desarrollo e integración social.

“Los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan”, proclamaron los reformistas a los “hombres libres de Sudamérica”, en aquel junio cordobés. Un siglo después, la Universidad debe convertirse en una herramienta fundamental para mitigar los dolores que aún nos quedan, que, lamentablemente, siguen siendo demasiados.

 

* Daniel Filmus es profesor titular de la UBA-CONICET. Diputado Nacional y ex ministro de Educación (2003-2007)

 
El salón está casi lleno. Faltan apenas horas para que comience en el Congreso el debate por la ley de interrupción voluntaria del embarazo y en la Universidad Nacional de Córdoba, en el marco de un encuentro regional universitario (Cres 2018), las estudiantes lucen sus pañuelos verdes. En el cuello, atados en la muñeca o en la mochila. Las jóvenes universitarias marcan la agenda.

"Educación superior y perspectiva de género", es el título del debate que las convoca. Lo coordina la investigadora Carolina Scotto, exrectora de la Universidad de Córdoba, la primera mujer en llegar a ese cargo en los más de 400 años de vida de esa institución. Y hasta ahora la única.

En el panel, con representantes de Cuba, Honduras, Brasil y Argentina, se discute acerca de los obstáculos que encuentran las mujeres para acceder a los cargos jerárquicos de investigación. También la inclusión en las universidades del colectivo LGBT. Se escucha desde los alto de la platea a un joven brasileño gritar ¡Marielle Franco, presente! Hay aplausos. Marielle era concejala y militante feminista de Brasil asesinada en marzo pasado, tras denunciar los abusos de policías y paramilitares en las favelas. Diana Sedal Yanes, rectora de la Univeridad de Oriente (Cuba) destaca la tarea de los propios estudiantes en el avance de la perspectiva de género.

"Estamos esperanzadas en que el año 2018 sea el año de la interrupción voluntaria del embarazo".

Una alumna del público toma la palabra y habla del desafío de que se aborde la perspectiva de género en todas las carreras. Y a cien años de la Reforma del 18, propone avanzar en "un Manifiesto Feminista que apunte a la igualdad y a la justicia social". Es entonces cuando hace mención al debate en el Congreso y pide educación sexual integral en todos los espacios educativos, anticonceptivos para no abortar y aborto legal, seguro y gratuito para no morir, tal como expresa el lema de la campaña nacional y al que los rectores de las universidades públicas del país adhirieron en abril pasado.

Sobre el final, Carolina Scotto habla de la inminente discusión parlamentaria sobre la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Y dice: "Estamos muy esperanzadas de que por fin este debate tan largamente demorado consiga colocar la discusión en el terreno de las políticas públicas y de los derechos de mujeres y varones a resolver las dificultades que tengan sin sufrir victimización ni riesgos en su salud. Sin la imposición de opiniones, convicciones o credos, a los que cada quien individualmente tiene derecho, pero que el Estado no puede proteger".

"Estamos esperanzadas en que el año 2018 sea el año de la interrupción voluntaria del embarazo", afirma Scotto. Nuevamente el recinto estalla en aplausos. Scotto enmarca la norma en una serie de "progresos legislativos no menores, como la ley de salud sexual y procreación responsable (2003), la de matrimonio igualitario (2010), la de identidad de género (2012) y la de erradicación de la violencia de género (2015). E invita a trabajar para que esta nueva ley que se apresta a discutir el Congreso "tenga plena vigencia y en particular para que cada uno de los universitarios nos convirtamos en agentes activos de la promoción de una cultura igualitaria, dentro y fuera de la universidad".

Desde el escenario la postal de los pañuelos verdes en el público es impactante. Se respira una hora histórica. "Creo que hay una conciencia mayoritaria -dice Carolina Scotto a La Capital-, sobre todo en ambientes universitarios como este foro, que condensa universitarios y universitarias de distintas generaciones y países, de que en materia de derechos e igualdad de género la ley de interrupción voluntaria del embarazo es una deuda pendiente para muchos países de Latinoamérica. Y para el nuestro también. Aún cuando en la Argentina hay muchas leyes que hemos conquistado en estos años, que ha conquistado en realidad el progreso cultural de la sociedad civil más que los gobiernos y poderes políticos. Existen de manera inesperada expectativas favorables de que esa ley se pueda aprobar"

Sin embargo, con gran cantidad de indecisos, la media sanción es aún una incógnita. Pero pase lo que pase entre hoy y la mañana del jueves, para la exrectora de la Universidad Nacional de Córdoba, en este debate ya no hay marcha atrás: "De eso no tengo dudas. Si no se aprobara no tengo dudas de que la insistencia de muchas militantes de todos los espacios, formales e informales, institucionales o no, sectores de la actividad, jóvenes y militantes de hace varias generaciones que se está organizado para promover esta legislación, van a continuar trabajando hasta que algunos prejuicios y barreras puedas quebrarse. Y el Poder Legislativo finalmente vote la ley".