Día Mundial de los Océanos

ocean_dayFaltando pocos días para que dé comienzo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, Río+20, el Día Mundial de los Océanos es una oportunidad para recordar una verdad evidente: el planeta Tierra es sobre todo un planeta azul.

Los océanos cubren el 70% de la superficie del globo. Son los pulmones del planeta y proporcionan una gran parte, cuando no la esencial, del oxígeno que respiramos. Son también el primer regulador térmico del mundo al absorber más de la cuarta parte del dióxido de carbono que se desprende de las actividades humanas.

La protección de los océanos es asimismo una prioridad económica y social. Del mar dependen millones de empleos en la industria, el turismo, el transporte y la energía. Más del 40% de la población mundial vive a menos de 100 km del litoral. Más de 1.000 millones de personas encuentran en el océano su principal fuente de proteínas animales. La mayoría de las grandes urbes del mundo como Río, Tokio, Karachi o Manila son ciudades costeras. Esas zonas, sumamente dinámicas, se encuentran en primera línea ante el calentamiento del clima, las crecidas y los tsunamis. El crecimiento ecológico y el desarrollo sostenible pasan necesariamente por una gestión responsable de los recursos oceánicos y de las zonas costeras.

Ante todo debemos conocer mejor los océanos, para protegerlos mejor. Con respecto a la importancia que tienen los océanos para nuestro futuro, nuestros conocimientos siguen siendo increíblemente limitados. Sólo poco más del 1% de los océanos del planeta es objeto de una protección. Ello no basta. Los residuos plásticos echados al mar se acumulan en placas a lo largo de varios millones de kilómetros cuadrados, presa de las corrientes, con desastrosos efectos para la fauna y la flora. La protección de los océanos requiere una cooperación jurídica, científica y política mucho mayor por parte de los países. La UNESCO desea intensificar la cooperación científica en este ámbito gracias a los esfuerzos de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental. La UNESCO velará por que la función de los océanos sea debidamente tomada en cuenta en la Conferencia Río+20, junto con sus múltiples repercusiones para la justicia social, la conservación del medio ambiente y la eficacia económica.

La Conferencia de Río representa un momento decisivo para definir el "futuro que queremos" y el océano debe ocupar el lugar que le corresponde en el nuevo modelo de desarrollo que se debe elaborar. En este Día Mundial de los Océanos, insto a todos los encargados de la adopción de decisiones, los industriales y actores de la sociedad civil a movilizarse con ese fin. De ello depende el futuro de todos nosotros.

Irina Bokova

Paris, 8 de junio de 2012

TPL_BEEZ2_ADDITIONAL_INFORMATION