Mensaje de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, con motivo del Día Mundial de la Lengua Árabe

UNESCO-18 de diciembre de 2013

El Día Mundial de la Lengua Árabe es la ocasión de reconocer la enorme contribución de la lengua árabe a la cultura universal y de renovar nuestro compromiso con el multilingüismo. La diversidad lingüística es un componente esencial de la diversidad cultural, refleja la riqueza de la existencia humana y nos brinda acceso a infinitos recursos para dialogar, aprender, desarrollarnos y vivir en paz. La lengua árabe es transmisora de los tesoros de una sabiduría islámica milenaria y de la voz de los poetas, filósofos y sabios que han puesto la fuerza y la belleza de esta lengua al servicio de la humanidad, como el gran Avicena, de cuyo Canon de medicina celebramos este año el milenario. Podemos movilizar esta fuerza para difundir los conocimientos, alentar la comprensión mutua y construir espacios de cooperación para el desarrollo y la paz. La lengua árabe es también nuestra aliada para aumentar la alfabetización y construir sociedades del conocimiento en 22 Estados Miembros de la UNESCO.

Este año la UNESCO destaca especialmente el papel de los medios de comunicación en la difusión y el fortalecimiento de la lengua árabe. Los medios de comunicación son un elemento fundamental de la palabra pública, y la UNESCO se compromete a apoyar a los medios de comunicación árabes como fuerzas de diálogo, información y ciudadanía. Debemos reforzar la formación de los periodistas, el apoyo al desarrollo de los medios de comunicación para que se oiga y se lea el árabe en el espacio público. Las iniciativas emprendidas por la UNESCO, como el sexto Foro Árabe de la Prensa organizado en Túnez en el mes de noviembre o la cumbre de blogueros árabes prevista en enero de 2014, son igualmente ocasiones para reflexionar sobre la situación y las necesidades de la prensa árabe independiente y pluralista.

Los medios de comunicación nos hacen reflexionar también sobre el papel de las lenguas como instrumentos por excelencia de la vida colectiva y la ciudadanía. La lengua árabe y las posibilidades que ofrece pueden ayudar a los ciudadanos de este mundo globalizado a vivir juntos en su diversidad. La lengua árabe es portadora de las identidades y los valores de 422 millones de personas en el mundo y de 1.500 millones de musulmanes que la utilizan en sus oraciones diarias. Es un motor de fortalecimiento de nuestros valores comunes. En este sentido, la UNESCO apoya al Consejo Internacional de la Lengua Árabe, cuya función es esencial para vincular entre sí las culturas de lengua árabe y de otras lenguas en todo el mundo. La UNESCO participa en varias iniciativas regionales destinadas a promover la lengua árabe, como la plataforma electrónica dedicada a los docentes "La educación para el siglo XXI", concebida para facilitar el intercambio de conocimientos. En este día, renuevo nuestro compromiso de promover la utilización de la lengua árabe –y, por tanto, el impacto y la influencia de nuestros programas– en la labor que lleva a cabo la UNESCO con sus Estados Miembros.

Fuente: Oficina de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova.

TPL_BEEZ2_ADDITIONAL_INFORMATION