Notas para una agenda de investigación sobre la internacionalización de la educación superior y la ciencia, a partir de mi experiencia en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, en el contexto de la constitución de la RIMAC.

 

ethel rios 1

Ethel Ríos Orlandi

21 de Octubre de 2014

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

La inevitable circunstancia de Puerto Rico.

 

Como en otros casos, la internacionalización de la educación superior y de la ciencia en Puerto Rico, es un campo apenas estudiado en un país que, además, carece de bases de datos robustas en cuanto a la educación superior y al perfil de su plantilla de científicos1.  Por otra parte, para entender  ambos temas en su dimensión puertorriqueña, es indispensable tomar en cuenta la condición de Puerto Rico como territorio no incorporado de los Estados Unidos (USA, por sus siglas en inglés) y el hecho de que los puertorriqueños son ciudadanos de ese país.  Así, una parte considerable del financiamiento de la investigación científica se subvenciona con fondos protegidos, provistos por el gobierno federal estadounidense para el fomento de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y la matemática (STEM, por sus siglas en inglés) entre los llamados grupos minoritarios, en los que se incluye a los puertorriqueños.  En forma similar, la educación superior está estructuralmente imbricada en el sistema de educación superior metropolitano, con implicaciones importantes en cuanto a su financiación2 y a los sistemas para su licenciamiento y acreditación.

 

La internacionalización en el Recinto de Río Piedras (RRP), de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

 

El Recinto de Río Piedras, es la única institución en Puerto Rico con la clasificación Carnegie como Universidad Doctoral/Investigación-Intensiva de Alto Nivel.  A noviembre de 20133, contaba con un ofrecimiento de 136 programas académicos: 71 de pregrado y 65 de posgrado, entre estos últimos: 38 maestrías en artes, ciencias y educación (MA, MS, MEd, MBA); 12 doctorados (PhD; EdD); Juris Doctor (JD, primer nivel profesional en Derecho); grado combinado de JD/MBA; 3 certificados post bachillerato4 y 5 certificados post maestría.  Su población estudiantil de 15,487 individuos es femenina en un 62% y cursa mayoritariamente estudios de pregrado (78%).  

El RRP es uno de los once recintos, cada uno con su rector/a, que componen el sistema de la UPR.  El sistema de la universidad pública está coordinado por un Presidente, quien a su vez dirige la Administración Central.  Este funcionario sirve a voluntad del cuerpo que le designa, previa consulta a las comunidades de los recintos.  En  la actualidad5 la Junta de Gobierno de la UPR consta de trece miembros: nueve de los cuales son designados por el Gobernador de Puerto Rico.  La alternancia en el gobierno, de los dos partidos principales durante las últimas décadas, ha privado a la UPR de una buena parte de su estabilidad administrativa, a nivel de la alta gerencia.

El RRP cuenta con una larga tradición de movilidad académica hacia el exterior, tanto en la modalidad de intercambio estudiantil como en la de estudios subvencionados por la institución, para su plantilla docente. También ha sido receptor de profesionales y funcionarios gubernamentales de países de América Latina y el Caribe (ALC) participantes de programas de estudio auspiciados por programas de cooperación internacional de los Estados Unidos6.  Como otras universidades en ALC, recibió académicos de la diáspora que produjo la  Guerra Civil española, los que se integraron y contribuyeron al desarrollo de la universidad.  Desde su fundación en 1903, apenas cinco años después de la ocupación militar, la UPR (como se le llamó por décadas a lo que es hoy el RRP) ha contado con una amplia participación de académicos procedentes de los Estado Unidos, cuya proporción ha ido mermando, en la medida en que los docentes puertorriqueños nos hemos calificado y asumido la docencia universitaria.

Hasta fines del siglo pasado, la mayor parte de los convenios interuniversitarios para movilidad académica se centraban en el intercambio estudiantil.  Con el tiempo, la modalidad de uno por uno, ha cedido, a una movilidad que puede ser unidireccional, en cualquiera de las direcciones.  La participación de profesores en estancias por períodos cortos, no-conducentes a un grado académico, en otras universidades depende principalmente de iniciativas individuales y de algunos programas  externos tales como las becas Fullbright.  En algunos casos, el programa es parte de una experiencia formal de postdoctorado, pero cada vez más este último pasa a ser un requisito para el reclutamiento inicial del docente, particularmente en  la Facultad de Ciencias Naturales. 

Durante el período del 1ero de diciembre de 2001 al 30 de septiembre de 2009, durante la presidencia de Antonio García Padilla, cuya visión  del rumbo a seguir esbozara en el plan Diez para la Década, se trabajó en la organización y ampliación del espacio de internacionalización del sistema de la UPR.  En el marco de lo que llamó “vocación para un mundo global,7” se desarrollaron varios programas para el fomento, la documentación y la sistematización de las actividades pertinentes al tema, principalmente en el ámbito estudiantil.  Posteriormente, la UPR atravesó un cambio en su alta gerencia que produjo, en apenas unos años, la desinstitucionalización de importantes aspectos de ese sistema universitario, incluyendo el de la internacionalización, así como una reducción substancial en su presupuesto (en colaboración con el partido gobernante) y en el número de estudiantes admitidos a la universidad pública del país. En el RRP, se redujo el ámbito de la internacionalización, concentrándose la mirada casi exclusivamente en las interacciones con Estados Unidos, desatendiendo los programas establecidos con otras regiones del mundo.  Luego de un año de reconstitución y transición administrativa, la institución continúa con su lento proceso de recuperación.

Con esta breve puesta en contexto, pasemos a la agenda propuesta.  Aunque queda mucho por investigar en cuanto a los aspectos históricos de la internacionalización en la UPR, me parece prioritario trabajar perfiles parciales de distintos aspectos del fenómeno, en las primeras décadas de este siglo veintiuno.  Por ejemplo, en las áreas STEM, los académicos publican sus investigaciones en revistas arbitradas, competitivas, incluidas en índices de prestigio y no se han creado revistas endógenas.  El análisis de las co-autorías de los artículos publicados, ha permitido establecer mapas de la colaboración de los científicos del RRP con sus pares de ultramar, que es otra forma de internacionalizar a la universidad.  Por otra parte, las ciencias sociales, las humanidades, el derecho y la educación, entre otras áreas, han producido revistas de cierto prestigio, que circulan fuera del país, aunque también se publiquen trabajos en revistas internacionales.  Un área a mejorar en este renglón es completar la inclusión de todas las revistas producidas en el RRP en los índices correspondientes.

Valdría estudiar los programas de doble titulación vigentes en el RRP, con miras a examinar la posibilidad de establecer otros en áreas bien específicas.  Algunas facultades trabajan en el ofrecimiento de  maestrías a distancia, siendo pionera la Escuela de Ciencia y Tecnología de la Información.  Por el reconocimiento que tiene la escuela en la región, el programa anunciado se percibe como un servicio regional.

Otra área específica, es aquella de los nichos específicos, por ejemplo, ciertos recursos naturales únicos.  Por ejemplo, biólogos puertorriqueños estudian áreas tropicales de dimensiones continentales en Costa Rica, mientras que sus  pares estadounidenses nos visitan para estudiar la gran diversidad tropical de este pequeño espacio.  Un incipiente nicho que vale observar desde temprano es el desarrollo del Edificio de Ciencias Moleculares de la UPR que comparten el RRP y el Recinto de Ciencias Médicas, como una sólida plataforma de investigación, tanto por la instrumentación y el peritaje técnico que tiene, como los grupos de investigación que se van conformando.  Ya se están organizando varias empresas de científicos (las llamadas “start ups”) y se han diseñado proyectos colaborativos de investigación y desarrollo con algunas empresas del sector privado.

No podemos ignorar la colaboración internacional que ocurre al margen de los convenios de colaboración interinstitucionales. Dos ejemplos que ocurren en el RRP, son:  la participación virtual de académicos del exterior en las clases presenciales que se ofrecen acá y, en las áreas STEM, la transferencia de conocimiento mediante la inserción de un pasante de la institución recipiente, en aquella institución que lo produce.   Aunque no se practique tanto, quizás por problemas de financiamiento, este método se presta para la colaboración maestro-aprendiz en el ámbito de las artes plásticas, escénicas y musicales.

 

Hacia la inclusión de Puerto Rico en los estudios de educación superior y ciencia de la región ALC.

 

Si revisamos la literatura de educación superior que se genera por estudiosos del tema en América Latina, encontramos muy poco sobre el caso de Puerto Rico, particularmente estudios que remitan al análisis de datos concretos sobre el país.  Hará varias décadas increpé a una colega sobre la ausencia de datos sobre Puerto Rico en una tabla sobre asuntos de educación superior.  Me indicó, con toda razón, que no se conseguían los datos básicos imprescindibles para su inclusión.  Recientemente el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico ha podido retomar su incipiente funcionamiento, lo que facilitará que el acceso a algunos datos básicos8.  Con mi participación como investigadora en la RIMAC, espero contribuir a la  inserción operativa de la educación superior puertorriqueña y de su quehacer científico como objetos de estudio en la agenda latinoamericana de investigación sobre la educación superior y la ciencia.

 

 


 

 Notas al pie.

1 Aunque hay algunos estudios, son esporádicos e insuficientes; las estructuras para generarlos no han logrado sobrevivir por períodos de duración suficiente para institucionalizar su producción.

2 Datos para el año académico 2011-2012.  El 73.5% del estudiantado de pre-grado en instituciones universitarias del sector público en Puerto Rico recibió ayuda económica (Beca Pell) del gobierno federal de Estados Unidos.  Para el sector privado sin fines de  lucro el porcentaje fue de 88.8 y, para el sector privado con fines de lucro fue de 91.3%.  Nota: Este dato no incluye a los recipientes de préstamos estudiantiles, que fueron 11.1%, 29.1 % y 9.1%, respectivamente, para cada una de las categorías anteriores. Fuente: Disdier Flores, O. (2014) Anuario Estadístico del Sistema Educativo, Año Académico 2011-2012.  Instituto de Estadísticas de Puerto Rico. Estado Libre Asociado de Puerto Rico. p. 33.

3 Informe de la Rectora Interina del Recinto de Río Piedras, a la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico.

4 Siguiendo el sistema de educación superior de USA, a nivel terciario se confieren en pregrado, el grado asociado y el de bachillerato.

5 La Junta de Gobierno de la UPR se creó mediante la Ley 13 del año 2013, aprobada por la Legislatura del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, para enmendar el artículo tercero de la ley universitaria vigente.  La Ley 13 eliminó, a su vez,  la Junta de Síndicos, que regía a la UPR en ese momento, producto de una enmienda anterior al mismo artículo de la ley universitaria.

6 Conocido como el Punto Cuarto- este programa del Presidente Truman, que estableció una oficina en Puerto Rico a solicitud de su gobernador, Luis Muñoz Marín.  LA UPR recibió a miles de becados, atendidos en áreas de salud pública, administración, agronomía y cooperativismo, entre otras.  Fuente: Quintero Rivera, A.G. (2009) Hibridez, modernidad y desarrollo. La política de la guerra fría, la academia y la cultura. Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano. Revista latinoamericana de ciencias sociales. CLACSO. Primer Semestre de 2009. Año I. Nº 2.  [Disponible http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/se/20100517072030/21quin.pdf

7 Objetivos bajo el #7,  “vocación para un mundo global":

  • Propiciar una mayor riqueza y diversidad con la incorporación en los programas de más estudiantes, docentes e investigadores internacionales.
  • Ofrecer a los estudiantes, docentes e investigadores del exterior condiciones idóneas de incorporación y convivencia en la Universidad de Puerto Rico.
  • Establecer convenios de colaboración entre unidades de la Universidad de Puerto Rico e instituciones del exterior para establecer programas y grados de formación compartida.
  • Estimular acuerdos de cooperación con universidades, fundaciones, organismos supranacionales, centros de investigación y gobiernos en torno a problemáticas de naturaleza y repercusión regionales y globales.
  • Propiciar las condiciones para que los estudiantes puedan realizar estudios, participar en intercambios, voluntariados, internados y tener otras experiencias de formación en centros académicos e instituciones del exterior.
  • Estimular la inclusión en los currículos de contenidos y destrezas como los idiomas, y de otras experiencias académicas y culturales que permitan a nuestros estudiantes una mayor integración a escenarios de internacionalización.
  • Fomentar que nuestros docentes e investigadores participen en programas de intercambio profesional en universidades y centros de investigación del exterior.
  • Apoyar la exposición a nivel internacional de las investigaciones y producciones de los docentes, los estudiantes; así como la realización de foros y congresos de proyección internacional con la participación de profesores y estudiantes locales e internacionales.
  • Fomentar en cada una de las unidades foros, debates y congresos de convocatoria y proyección internacional con participación activa de profesores y estudiantes.

8 http://www.estadisticas.gobierno.pr/iepr/ Dr. Mario Marazzi Santiago, Director

 

BIOGRAFÍA

Doctora en Bioquímica por McGill University, es Catedrática en el Departamento de Ciencias Físicas, de la Universidad de Puerto Rico-Río Piedras.  Autora del Primer Informe nacional sobre los estudios de posgrado en Puerto Rico y co-autora del Primer Informe Nacional de Educación Superior en Puerto Rico, ambos para IESALC/UNESCO, su peritaje ha sido reconocido también en Estados Unidos. Con experiencia en políticas de educación superior, ciencia y tecnología y en la innovación en organización y gestión universitaria, ha dirigido los estudios de posgrado en el Recinto de Río Piedras, desempeñándose recientemente como Rectora Interina de esa institución.  Es miembro del Comité Timón para la redacción del Primer Informe de Desarrollo Humano de Puerto Rico.

TPL_BEEZ2_ADDITIONAL_INFORMATION