Pendientes en la agenda de investigación en Costa Rica sobre internacionalización de la educación superior.*

luis munozLuis Muñoz Varela1

9 de diciembre de 2014

Universidad de Costa Rica.

 

 

La internacionalización de la educación superior es un tema que, desde hace ya más de dos décadas, ha tomado un lugar de importancia en la investigación especializada, lo mismo que en los discursos institucionales sobre la educación superior. En América Latina, desde la década de 1990, empezó a aparecer una cantidad creciente de publicaciones, referidas a las condiciones existentes en distintos países de la región en ese campo.

En el contexto de la globalización económica, la internacionalización de la educación superior se ha ampliado en “volumen, alcance y complejidad.” (Altbach y Knight, 2006, p. 14). Así, además de los programas tradicionales de estudios en el extranjero, aparecen ahora otras manifestaciones de internacionalización, tales la:

[…] instalación de campus satélite en otros países, las franquicias de programas o grados académicos extranjeros, la creación de instituciones independientes basadas en modelos académicos extranjeros en países específicos y otros modelos. Otros enfoques ponen el énfasis en un mejoramiento de la visión internacionalista y de las capacidades de los estudiantes en el campus, apoyando los programas de lenguas extranjeras y abriendo espacios para el diálogo transcultural. (Altbach y Knight, 2006, p. 14).

Como factores de la internacionalización de la educación superior, la literatura especializada destaca los siguientes:

La tecnología de la información, la economía del conocimiento, la movilidad cada vez mayor de los estudiantes, profesores, programas y proveedores y la integración creciente de la economía mundial (…). (Altbach y Knight, 2006, p. 36).

Asimismo, conforme se fueron institucionalizando las nuevas realidades estructurales de la globalización y de la economía basada en el conocimiento, en la literatura especializada sobre internacionalización de la educación superior, se ha hecho presente también una visión crítica; ésta hace énfasis en diferenciar lo que, de una parte, sería una internacionalización planteada en términos de mercado y de comercialización transfronteriza de los servicios de educación superior y, de la otra, una internacionalización concebida en términos de establecimiento a escala internacional de relaciones interuniversitarias con finalidades de intercambio colaborativo, de cooperación solidaria y de búsqueda de beneficios mutuos y recíprocos para la mejora y el fortalecimiento del quehacer académico de las universidades.

La primera de ambas expresiones de internacionalización se encuentra asociada a las directrices que ha abogado por instituir la Organización Mundial del Comercio (OMC), según las cuales la educación superior debe pasar a ser uno más de los servicios que se brinden de manera privada y en clave de mercado, de libre competencia comercial y, por consiguiente, sin restricciones ni regulaciones especiales que pudieran limitar la oferta y la colocación comercial de dichos servicios.

No obstante, esa modalidad de internacionalización, tampoco depende tan solo de las regulaciones que hayan podido ser establecidas en los países para acatar y poner en ejecución las directrices emanadas de la OMC. Ella responde, antes bien y en general, a que en el marco de la globalización económica, durante los últimos años, las funciones de la universidad han pasado a quedar “cada vez más condicionadas a las fuerzas del mercado.” (Altbach, 2009, p. 34). Las repercusiones que tiene la incidencia de la globalización económica y de las fuerzas del mercado en la educación superior, tal como se sabe, son diversas: “En el mundo de la educación superior, los mercados y la globalización están empezando a influir en las universidades y a modelar la educación no sólo en términos de lo que se enseña, sino también en términos de lo que se investiga.” (Nayyar, 2009, p. 29).

En consecuencia, las dinámicas transnacionales del mercado global, de difuminación y liquidación comercial de las fronteras nacionales, de privatización de los servicios públicos y la creciente institucionalización de su transferencia a los circuitos de la competitividad comercial, impactan también en la definición y organización de la oferta de servicios de educación superior. Se abren espacios para que éstos se transnacionalicen y se conviertan en una actividad económica más de carácter comercial, privado y lucrativo. De esa manera, quedan en riesgo las heurísticas y las axiologías que anteriormente definieron la identidad de las instituciones de educación superior -en particular, las de las universidades públicas-, basadas en una condición y naturaleza de bien público y de pertinencia social de los servicios de formación, investigación y acción social que, se presupone, esas instituciones deben brindar a la sociedad.

Las universidades se ven orilladas a adoptar y asumir nuevas codificaciones para la organización, valoración, evaluación y prospectividad de sus actividades académicas y de gestión, tensionadas en razón de la compleja presión que representa el auge e institucionalización de tendencias y procesos internacionales, frente a los cuales ellas no cuentan por sí solas con un margen de una toma de decisión apropiada. Esta situación conduce a que la universidad, si se aísla y ensimisma, termine adoptando y desarrollando iniciativas directamente relacionadas con las lógicas del mercado, por ejemplo, en la docencia, la investigación, la reforma curricular y en la transformación de las heurísticas pedagógicas.

Las políticas públicas de desinstitucionalización del Estado y de privatización de los servicios públicos proveen las condiciones que favorecen la instalación de ofertas mercantiles de servicios de educación superior, sin que se disponga de adecuados mecanismos de control que aseguren la calidad, pertinencia social y excelencia de esos servicios.

La tendencia de internacionalización expresada en la comercialización transfronteriza de los servicios educativos hace acopio irrestricto y desregulado de las nuevas condiciones que facilitan los procesos de privatización y de mercantilización de los servicios públicos, sustrayéndose a cualquier tipo de control que el gobierno pudiera aplicar mediantes políticas públicas a escala nacional.

La competencia creciente en la enseñanza superior y la comercialización y el suministro transfronterizo de enseñanza superior han desafiado el valor tradicionalmente atribuido a la cooperación, como los intercambios y las asociaciones. (De Wit, 2011, p. 78).

Por otra parte, en posición distinta a la de las tendencias de mercado y de competitividad comercial, se recomienda que la internacionalización de la educación superior sea concebida y asumida como una opción por medio de la cual las universidades “pueden ayudar a resistir a la globalización corporativa global ofreciendo un tipo alternativo de cultura que sea más afín a la cultura pública global.” (Delanty, 2009, p. 60).

«En términos tanto de práctica como de percepciones, la internacionalización está más cerca de la bien establecida tradición de la cooperación y la movilidad internacional y de los valores centrales de la calidad y la excelencia, mientras que la globalización hace más referencia a la competencia, y conduce al concepto de enseñanza superior como un producto comerciable y desafía el concepto de enseñanza superior como un bien público.» (van Vught et al, 2002; citado por De Wit, 2011, p. 80).

Al respecto, se subraya que, en la actualidad, es necesario que las instituciones universitarias “aborden cuestiones globales y se centren en una agenda basada en el desarrollo humano y social.” (Moja, 2009, p. 42). En este sentido, la internacionalización colaborativa, basada en relaciones horizontales de beneficio mutuo y recíproco, auspicia un escenario de intercambios en el que las universidades pueden enriquecer el quehacer académico que están llamadas a desarrollar y a fortalecer continuamente, en pro de la adecuación apropiada de sus funciones sustantivas y de la contribución que deben proporcionar al desarrollo integral del país y a la mejora de las condiciones de vida de la sociedad en general.

La investigación conjunta es necesaria para consolidar un marco conceptual, explorar nuevos métodos analíticos y sondear nuevas formas de conocimiento, pensamiento, actuación, así como adaptación de los propios valores. Asimismo, sería muy conveniente la búsqueda de herramientas para la comprensión de la multiculturalidad y de los valores comunes, muy numerosos, que permitan obtener beneficios de una diversidad enriquecedora, así como promover la convivencia y la paz. (Bennani, 2009, p. 59).

Las acciones de internacionalización en la universidad contribuyen a allegar perspectivas innovadoras para desarrollar acciones de reforma curricular y de mejora de la pertinencia social de las carreras; sirven de insumo para actualizar los planes de estudio; sustentan una diversificación de los intercambios académicos en docencia e investigación; permiten mejorar el acceso a los conocimientos y a las redes universitarias, regionales y extra regionales; impulsan experiencias de formación compartidas que favorecen la movilidad y la pedagogía de la interculturalidad; mejoran las propias condiciones de excelencia académica en comparación con programas similares que se imparten en universidades de otros países y regiones del mundo.

Para colaborar con la construcción de un mundo mejor, la educación internacional tendría que estar presente en todas las actividades de formación y de investigación de la educación superior: intercambios de profesores, investigadores y estudiantes, programas compartidos de investigación y de formación, intercambio de información, publicaciones conjuntas, etc. (Dias, 2008, p. 359).

Una perspectiva tradicional y bastante común sobre la internacionalización de la educación superior sitúa a ésta en los planes de estudio y en la movilidad académica y de estudiantes para realizar estudios en el exterior. (De Wit, 2011, p. 79). Colocada en la actualidad, dicha orientación indicaría que se trata de realizar adecuaciones en los planes de estudio que lleven a incorporar contenidos tales como el de la interculturalidad y, también, el aprendizaje de un segundo idioma. Se encuentra contenida en esta indicación la preocupación por facilitar una formación que contribuya a desarrollar la conciencia de las actuales condiciones de la vida humana en un mundo interconectado a escala planetaria. En ese escenario, las nuevas generaciones deben estar preparadas para interactuar y desenvolverse en ellas de manera proactiva y apropiada.

Knight (2005) precisa que a esa orientación de la internacionalización se la denomina “internacionalización en casa”. (p. 10). Ésta consiste en “establecer un vínculo más estrecho entre los conceptos de internacional e intercultural en el campo de la educación; representa una etapa importante en el desarrollo de la dimensión internacional e intercultural en la educación.” (p. 10).

La “internacionalización en casa” está presentada como una alternativa de especial interés para aquellos países donde los costos de traslado de sus estudiantes al extranjero pueden constituirse en una limitación importante para el desarrollo de la movilidad estudiantil. De hecho, en Costa Rica, en las universidades públicas, existen algunos convenios de intercambio estudiantil con universidades extranjeras, casi de manera exclusiva estadounidenses. Sin embargo, en la práctica, estos intercambios son significativamente desiguales en términos de participación, debido a los costos que acarrea una estancia estudiantil en Estados Unidos, pero también por las dificultades y trabas que existen para reconocer en las instituciones los estudios de pasantía realizados por sus estudiantes en universidades del exterior. En tal sentido, parece pertinente tomar en cuenta lo que señala Beelen (2011):

El foco principal de las IES es la preparación de los estudiantes para un mundo globalizado. Al mismo tiempo, se ha evidenciado que este objetivo no se alcanzará mediante la movilidad hacia fuera tradicional, que continuará siendo una herramienta para una pequeña minoría de estudiantes. Sólo el plan de estudios puede proporcionar al graduado las competencias interculturales e internacionales necesarias. Por lo tanto, hay que clarificar cuál es el papel del plan de estudios como herramienta para conseguirlo. (p. 98).

Knight (2005) identifica cuatro posibles modalidades distintas de internacionalización de la educación superior: a) movilidad académica de estudiantes y docentes; “vinculaciones internacionales, asociaciones o nuevos programas académicos internacionales e iniciativas de investigación”; b) “educación en otros países por medio de nuevos tipos de planes, seccionales de ciudades universitarias o exenciones y el empleo de diversas técnicas cara a cara y a distancia”; c) “inclusión de una dimensión internacional, intercultural o global en el plan de estudios y el proceso de enseñanza/aprendizaje”; d) “proyectos de desarrollo y mayor énfasis en el comercio.” (p. 2).

De las cuatro anteriores modalidades, para las universidades públicas de Costa Rica, las que vendrían a ser más apropiadas son la primera y la tercera. Para desarrollarlas, se requiere que las acciones de internacionalización sean organizadas en políticas institucionales integradas. Las iniciativas individuales siempre resultan de gran valor, pero no pueden dejarse a su propia suerte, sin que se les proporcione el apoyo institucional adecuado. Es muy importante, por consiguiente, que la universidad defina una política institucional de internacionalización, cuya formulación y establecimiento sea, además, producto de un amplio y diverso proceso de consulta con las diferentes unidades académicas y los sectores que conforman la comunidad universitaria.

En 2011, a escala del sistema nacional de educación superior pública de Costa Rica, en el marco del Consejo Nacional de Rectores (CONARE) se hizo la siguiente declaración, como parte de los objetivos incluidos en el Plan Nacional de la Educación Superior Universitaria Estatal 2011/2015:

1.5.1. Fortalecer las acciones del sistema interuniversitario estatal en materia de internacionalización, entendiendo que ésta es un factor fundamental para la calidad académica, la promoción de la investigación y el aporte a la sociedad. (Consejo Nacional de Rectores, 2011, s. núm.p.).

Aun cuando este objetivo está enunciado todavía en términos muy generales, lo mismo en su formulación como en las correspondientes propuestas de acción que se le definen, expresa la visión general de las universidades públicas de Costa Rica, en materia de internacionalización de la educación superior e indica los derroteros por los que estas instituciones tendrían que orientar el desarrollo de sus actividades.

A propósito de la “internacionalización en casa” y su eventual contribución a la mejora de la calidad y la excelencia académica en las universidades, una cuestión importante pero que, con frecuencia, resulta compleja y de difícil abordaje y discusión, es la de la convergencia internacional de las carreras universitarias para efectos de reconocimiento de estudios, grados y títulos. Esta  cuestión requiere ser abordada a partir de un criterio de flexibilidad, sobre todo teniendo en cuenta que, como ya se mencionó, en Costa Rica, existen serias limitaciones para reconocer los cursos y otras actividades académicas realizadas en el marco de las pasantías estudiantiles en universidades del extranjero.

La perspectiva de la convergencia, en razón del reconocimiento de estudios, grados y títulos, viene a ser una cuestión de interés inmediato que, sobre todo en el mundo actual, acarrea una responsabilidad de relevancia significativa para las universidades.

Por otra parte, no se trata única ni necesariamente de acordar convenios para el reconocimiento de títulos que resuelvan o eliminen los obstáculos con que se enfrentan las personas tituladas para encontrar un trabajo cuando se trasladan a residir al exterior, o bien, para continuar sus estudios en el extranjero. Está implicada en este aspecto también la necesidad de hacer frente a la comercialización transfronteriza y sin control de la oferta de servicios de educación superior, de manera específica, al mercado de las titulaciones universitarias.

Si en el siglo pasado podía resultar válido reducir la formación universitaria a una cuestión de especialización técnica, ensimismada y rígida, auto sacralizada e indiferente a la convocatoria inter y transdisciplinar, en el presente, en cambio, eso es cada vez menos acertado y cada día más contraproducente. Los planes de estudio hoy requieren ser diseñados a partir de una clara perspectiva de flexibilidad, que contribuya tanto a la actualización y mejora de la formación, cuanto a facilitar la fluidez de los intercambios y del reconocimiento interinstitucional e internacional de los estudios.

La internacionalización en casa, en su lugar, puede favorecer condiciones para avanzar en el diseño y puesta en ejecución de propuestas curriculares basadas en la inter y la trans disciplinariedad: más allá de la especialización técnica, esas deben atender y hacer énfasis en el desarrollo de capacidades para hacer una utilización flexible, creativa y proactiva de los aprendizajes y los conocimientos, con una clara conciencia de las específicas necesidades locales y nacionales, a la vez que con una adecuada referencia de esas necesidades en los contextos de las realidades globales. (Morin, 2000, p. 18).

Con todo, pareciera haber sido hasta ahora difícil que, en las iniciativas encaminadas a establecer convenios regionales o internacionales para el reconocimiento de estudios, grados y títulos, se supere la demarcación epistemológica y pedagógica a la que se circunscribe la especialización técnica.

La perspectiva de la convergencia refiere a una relación internacional de confianza y de mutuo entendimiento entre las partes, basada en el respeto a las diferencias y a las propias identidades académicas e institucionales de cada institución. Desde luego que tampoco se trata de dar lugar a una situación de permisibilidad o de laxitud. Lo que se busca primordialmente es favorecer condiciones que contribuyan a que cada universidad pueda mejorar y fortalecer la propia excelencia académica, lo mismo que la pertinencia social de la formación que ofrece e imparte. Una estrategia como la de la internacionalización en casa, valga decir, puede adquirir aquí un significado fecundo y enriquecedor para el quehacer académico de las universidades, en relación con los planes de estudio de las carreras, lo mismo que para las funciones sustantivas de la docencia, la investigación y la extensión o acción social.

Cada universidad debe responder a los contextos específicos, locales y nacionales en los que lleva a cabo sus funciones y actividad académica. Cada universidad debe contar con las condiciones que le permitan proponer y desarrollar su oferta de formación, con base en sus propias realidades contextuales, aun cuando deba considerar también los contextos globales, regionales y extra regionales.

A la vez que alienta la actualización de los planes de estudio y allega perspectivas epistemológicas que ayudan a flexibilizarlos y a abrir la posibilidad de hacer mejores aplicaciones pedagógico/didácticas, la internacionalización en casa puede contribuir también a la mejora de la excelencia académica, requisito básico para fortalecer las relaciones y la confianza entre las distintas instituciones universitarias involucradas, por ejemplo, en procesos de convergencia (o de “armonización”, según hay quienes prefieren así llamarles), en la perspectiva de los sistemas internacionales de reconocimiento de estudios, grados y títulos.

Al respecto, en una variedad de ocasiones, es muy seguro que lo más importante no va a ser que las universidades exhiban haber logrado determinados niveles de excelencia académica, sino que, de manera especial, establezcan y mantengan una acción académica y de gestión constante dirigida a la mejora continua de la excelencia académica. Los niveles de calidad y excelencia alcanzados en un determinado momento, por sí mismos, no son suficientes; requieren ser apoyados, además, en una gestión académica que se mantenga vigilante para asegurar su sustentabilidad y que desarrolle acciones permanentes de mejora continua.

En Costa Rica, no puede decirse que, en las universidades públicas, se haya todavía expresado un interés manifiesto por realizar investigación y discusión académica en torno a la internacionalización de la educación superior. En general, las preocupaciones e iniciativas que se han podido identificar, han estado expresadas mayormente a nivel técnico de la gestión institucional, por ejemplo, para el análisis e incorporación de nuevos esquemas de gestión, lo mismo que para la capacitación de personal administrativo en los temas de gestión de la internacionalización2.

Por otra parte, a escala de las universidades públicas, hasta el presente, en el país, las acciones de internacionalización han estado basadas fundamentalmente en la perspectiva tradicional referida a la movilidad académica de docentes y en menor medida de estudiantes. Este es un aspecto que forma parte consustancial de las actividades idiosincrásicas de gestión que se llevan a cabo en la universidad, sobre todo a propósito de la formación de alto nivel del personal docente y de investigación.

Recientemente, en la Universidad de Costa Rica, la Red Institucional de Evaluación y Formación Docente (RIFED) organizó, en agosto de 2014, un panel titulado Nuevas tareas docentes para procesos de internacionalización”, actividad que vino a ser producto de una iniciativa impulsada en 2010 en la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva (ECCC) de la UCR.

La iniciativa en mención está orientada a la incorporación de un segundo idioma en las carreras, lo mismo que a la flexibilización de los planes de estudio por medio del desarrollo de “cursos, proyectos compartidos y conferencias en línea, todo en inglés”. (Ocampo, 2014, s. núm. p.). Incluye además la participación y el intercambio docente con universidades del extranjero para impartir cursos y videoconferencias.

En consecuencia, tanto en lo que corresponde a la agenda de investigación como en lo que se refiere a acciones institucionales para el desarrollo de la internacionalización de la educación superior, en general, en las universidades públicas de Costa Rica, la cuestión apenas está empezando a ser incipientemente abordada. Al respecto y teniendo en cuenta lo expuesto en lo que antecede, cabe proponer que, en Costa Rica, dentro de los temas sobre internacionalización a colocar en la agenda de investigación de las universidades y a abordar en la discusión académica, destacan los siguientes:

  • Estado de situación de la internacionalización de la educación superior en las universidades públicas de Costa Rica.
  • Internacionalización del currículum universitario: fundamentación epistemológico/pedagógica y requerimientos de gestión académica institucional.
  • Internacionalización de la docencia y la investigación universitaria, en perspectiva del aporte de las universidades a un modelo de desarrollo nacional integral, económica y socialmente equitativo e inclusivo.
  • Políticas y mecanismos institucionales para fortalecer la movilidad estudiantil y el intercambio académico internacional desde la perspectiva de la internacionalización de la educación superior.
  • “Internacionalización en casa” y procesos de convergencia interinstitucional universitaria para el reconocimiento de estudios, grados y títulos: perspectivas y estrategias.

 

 


 

* Este texto ha sido preparado como insumo y texto de referencia para la Reunión Constitutiva de la Red sobre Internacionalización y Movilidades Académicas y Científicas (RIMAC), propuesta en el marco del Programa de Redes del CONACYT, proyecto nº 243709.

 

Notas al pie

1 Observatorio Nacional sobre Movilidades Académicas y Científicas en Costa Rica (OBNAT Costa Rica), Instituto de Investigación en Educación (INIE), Universidad de Costa Rica. Octubre de 2014. Publicaciones recientes: a) Autonomía universitaria hoy: anotaciones para la discusión, Revista Humanidades, Universidad de Costa Rica (http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/humanidades/article/view/13066); b) Comunidad investigadora de la Universidad de Costa Rica. Una aproximación exploratoria y descriptiva, Revista Actualidades Investigativas en Educación, Universidad de Costa Rica: http://revista.inie.ucr.ac.cr/ediciones/controlador/Article/accion/show/articulo/comunidad-investigadora-de-la-universidad-de-costa-rica-una-aproximacion-exploratoria-y-descriptiva.html; c) Vinculaciones en red con la emigración altamente calificada: percepción de costarricenses en el extranjero (http://www.unesco.org.ve/index.php?option=com_content&view=article&id=3538:luis-munoz-varela&catid=200:circulacion-de-cientificos-expertos-opinan&Itemid=749&lang=pt), Portal Enlaces del IESALC/UNESCO. C.e.: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. .

2 Una rápida exploración realizada de las publicaciones en revistas especializadas de la Universidad de Costa Rica a que se tiene acceso por medio de Internet, dio como resultado la localización de únicamente 4 artículos publicados sobre internacionalización de la educación superior: a) Guido Guido, Elsiana y Ana Guzmán Aguilar. (2012). Criterios para internacionalizar el currículum universitario: http://revista.inie.ucr.ac.cr/ediciones/controlador/Article/accion/show/articulo/criterios-para-internacionalizar-el-curriculum-universitario.html; b) Sittenfeld Apple, Ana y Mercedes Muñoz Guillén. (2012). El componente de la internacionalización en el Régimen Académico de la Universidad de Costa Rica: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/aie/article/view/10255/9653; c) Fallas Zúñiga, Melba et al. (2012). La internacionalización de la oferta educativa de la UNED: implicaciones curriculares: http://web.uned.ac.cr/revistas/index.php/caes/article/view/111; d) Muñoz Varela, Luis. (2005). El referente de internacionalización y sus inherencias para la educación superior pública: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/educacion/article/view/2237.

 

Referencias bibliográficas

Altbach, Philip G. y Jane Knight. (2006). Visión panorámica de la internacionalización en la educación superior: motivaciones y realidades. Perfiles Educativos Mexicanos, vol. XXVIII, núm. 112. Pp. 13/39. Recuperado de: http://www.scielo.org.mx/pdf/peredu/v28n112/n112a2.pdf.

Altbach, Philip. (2009). Funciones complejas de las universidades en la era de la globalización. En: Global University Network for Innovation. (2009). La educación superior en tiempos de cambio. Nuevas dinámicas para la responsabilidad social. Madrid: Global University Network for Innovation/Ediciones Mundi-Prensa. Pp. 31/36. Recuperado de: file:///C:/Users/Invitado/Downloads/ESM_Sin_09.pdf.

Beelen, Jos. (2011). La internacionalización en casa en una perspectiva global: un estudio crítico del Informe del 3.er Estudio Global de la AIU. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, vol. 8, núm. 2. Pp. 85/100. Recuperado de: http://rusc.uoc.edu/index.php/rusc/article/view/v8n2-globalizacion-e-internacionalizacion-de-la-educacion-superior/v8n2-globalizacion-e-internacionalizacion-de-la-educacion-superior

Bennani, Aziza. (2009). La contribución de la educación superior a la convivencia multicultural: retos presentes y futuros. En: Global University Network for Innovation. (2009). La educación superior en tiempos de cambio. Nuevas dinámicas para la responsabilidad social. Madrid: Global University Network for Innovation/Ediciones Mundi-Prensa. Pp. 44/45. Recuperado de: file:///C:/Users/Invitado/Downloads/ESM_Sin_09.pdf.

Consejo Nacional de Rectores. (2011). Plan Nacional de la Educación Superior Universitaria Estatal 2011/2015. Recuperado de: http://www.uned.ac.cr/images/rector/PLAN_DE_ACCION_-_PLANES_mayo_2011.pdf.

De Wit, Hans. (2011). Globalización e internacionalización de la educación superior. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, vol. 8, núm. 2. Pp. 77/84. Recuperado de: http://rusc.uoc.edu/index.php/rusc/article/view/v8n2-globalizacion-e-internacionalizacion-de-la-educacion-superior/v8n2-globalizacion-e-internacionalizacion-de-la-educacion-superior

Delanty, Gerard. (2009). La universidad y la ciudadanía cosmopolita. En: Global University Network for Innovation. (2009). La educación superior en tiempos de cambio. Nuevas dinámicas para la responsabilidad social. Madrid: Global University Network for Innovation/Ediciones Mundi-Prensa. Pp. 60/62. Recuperado de: file:///C:/Users/Invitado/Downloads/ESM_Sin_09.pdf.

Dias, Marco Antonio R. (2008). La internacionalización y la cooperación universitaria en la sociedad del conocimiento. En: Tünnermann Bernheim, Carlos (ed.). (2008). La educación superior en América Latina y el Caribe: diez años después de la Conferencia Mundial de 1998. Sello Editorial Javeriano/IESALC: Bogotá. Pp. 313/366.

Knight, Jane. (2005). Un modelo de internacionalización: respuesta a nuevas realidades y retos. En: de Wit, Hans et al (eds.). (2005). Educación superior en América Latina. La dimensión internacional. Bogotá: Banco Mundial/Mayol Ediciones. Recuperado de: http://browse.oecdbookshop.org/oecd/pdfs/free/8905054e.pdf.

Knight, Jane. (2011). Dudas y conflictos en torno a los programas de grado doble. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, vol. 8, núm. 2. Pp. 135/151. Recuperado de: http://rusc.uoc.edu/index.php/rusc/article/view/v8n2-globalizacion-e-internacionalizacion-de-la-educacion-superior/v8n2-globalizacion-e-internacionalizacion-de-la-educacion-superior.

Moja, Teboho. (2009). Desafíos institucionales y sus implicaciones en las instituciones de educación superior (IES): transformación, misión y visión para el siglo XXI. En: Global University Network for Innovation. (2009). La educación superior en tiempos de cambio. Nuevas dinámicas para la responsabilidad social. Madrid: Global University Network for Innovation/Ediciones Mundi-Prensa. Pp. 41/44. Recuperado de: file:///C:/Users/Invitado/Downloads/ESM_Sin_09.pdf.

Morin, Edgar. (2000). Los siete saberes necesarios a la educación del futuro. Caracas: Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela.

Nayyar, Deepak. (2009). La globalización y los mercados: implicaciones para la educación superior. En: Global University Network for Innovation. (2009). La educación superior en tiempos de cambio. Nuevas dinámicas para la responsabilidad social. Madrid: Global University Network for Innovation/Ediciones Mundi-Prensa. Pp. 27/30. Recuperado de: file:///C:/Users/Invitado/Downloads/ESM_Sin_09.pdf.

Ocampo Hernández, Bárbara. (2014). RIFED invita a internacionalizar la docencia. Portal Web de la Universidad de Costa Rica. Recuperado de: http://www.ucr.ac.cr/noticias/2014/08/31/rifed-invita-a-internacionalizar-la-docencia.html.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TPL_BEEZ2_ADDITIONAL_INFORMATION